viernes, 3 de diciembre de 2010

Lo bueno que tiene opositar es...no tener que dar explicaciones a nadie si te pones enfermo!!



Ponerse enfermo no es plato de buen gusto, pero peor es tenerte que justificar...ESTOY MALO Y PUNTO. El trabajador medio no solo tiene el problema de encontrarse mal, sino que tiene que dar las pertinentes explicaciones en su trabajo, ir al médico que te haga un parte y luego dárselo a tu jefe que encima te pone cara de esto de lo ha firmado tu primo el psicólogo...

Pero el opositor pertenece a una casta superior en esta sociedad que puede decidir cuando ponerse enfermo (todos los días menos el día del cante, y el mes/meses antes de ir a ver a sus señorías...). Yo yo como no podía ser menos, me he cogido un buen resfriado...así que he trasladado mi día libre del sábado a hoy y me he pasado el día entero "durmiendo la mona" o "durmiendo el moco" mejor dicho...a ver si mañana me encuentro mejor y puedo retomar las relaciones entre Estado y Comunidades Autónomas...APASIONANTE...¬¬'

Mucho ánimo opositores y que paséis un feliz NO-PUENTE (que p.....da!) 

PD: el cante el miércoles fue algo mejor, el catarro me respeto hasta entrar al metro de vuelta del preparador, donde como dice Enrique están los focos de todos los virus...

0 positivismos:

Publicar un comentario en la entrada

Siempre positivo...;)